agosto 14, 2019 – Vallformosa

Tomorrowland

Antes que nada, ¡presentarme!

Soy en Juan Bilbao (mucha gente me conoce como Bilbo) y este año he sido el flamante Happy Lifestyle Manager de Vallformosa en Tomorrowland. Para mí, Tomorrowland es como mi casa. Llevo 6 años seguidos yendo al mejor festival de música del mundo (¡los mismos que Vallformosa, ya lo dicen que el destino es caprichoso! 🙂 ) y para mí, Tomorrowland ya no es sólo un festival, sino que se ha convertido en una forma de vida (más adelante os explicaré el por qué).

Antes de explicaros la increíble experiencia vivida este mes de julio en Boom (Bélgica) os explicaré cómo llegué hasta aquí y de qué forma he descubierto que, si una persona quiere, puede mover el mundo entero para conseguir lo que se propone.

Todo empezó a principios de mayo, en Estocolmo. Fui a ver el retorno de mi grupo preferido (Swedish House Mafia) a los escenarios. Una vez acabada la actuación y ya dirección hacia el hotel, me salió en instagram el concurso de Vallformosa y sólo tenía que enviar un video de 15 segundos para participar. Pues lo hice, y pocos días después, dijeron que había sido seleccionado para el casting de Barcelona. Tenía clarísimo con quién tenía que ir: con Gerard. Uno de mis mejores amigos con el cual llevo yendo a Tomorrowland desde el primer día.

Hasta este punto no había puesto demasiada esperanza, puesto que no soy de participar en demasiados concursos, pero este mensaje me creó una ilusión BRUTAL. Fui al casting y desde el primer momento supe que YO era el candidato ideal y la persona que estaban buscando. Carismático, alegre, divertido, abierto a la gente, y sobre todo, con muchísimas ganas de vivir la experiencia con Vallformosa.

El casting fue muy divertido, ¡la cuestión era sorprender al jurado… ¡Y lo conseguimos! Y después de aquí, ya empezó la fase final con 12 finalistas y votaciones populares. En esta fase tenía clarísimo que podía ganar, y con determinación y mucha confianza hice que la gente se tomara el concurso como si fuera suyo. Y gracias a toda la gente que se volcó al ayudarme, conseguimos cumplir un sueño. Y realmente, el que me hizo más feliz fue ver el apoyo de toda la gente, el aprecio que me demostraron y toda la ayuda que me dieron, porque sin recibir nada a cambio, ¡dedicaron parte de su tiempo para hacerme feliz! ¡Incluso me votaron padres, familiares o compañeros de trabajo de gente que casi no tengo contacto! Se convirtió en una cuestión de estado casi, y esto es una de las cosas más grandes que he vivido nunca.

Gracias a todo esto conseguimos ganar el concurso, ¡no me podía creer que este año iría como HAPPY LIFESTYLE MANAGER de Vallformosa a Tomorrowland! Entonces me comunicaron que tendríamos que ir a las bodegas de Vallformosa a recoger el premio y que tenían unas sorpresas para nosotros.

Pues dicho y hecho, 10 días antes de empezar el festival, fuimos a las bodegas y nos recibieron con los brazos abiertos. Nos dieron un desayuno al magnífico jardín que tienen (Irene y Sara, un día volveré a desayunar otra vez) y después nos llevaron a hacer una ruta en quad por las viñas del Penedés para que conociéramos un poco la tierra del cava. Apenas acabado esto, nos hicieron una visita guiada por las cavas de Vallformosa y nos enseñaron todo el proceso de creación y producción del cava. Y la verdad, ¡nos flipo mucho!

Al acabar, hicimos una cata de sus cavas, conocimos a Jeff (nuestro contacto de Vallformosa en Tomorrowland) y mientras comíamos nos dieron el premio conseguido: las tan esperadas entradas para el festival, el campamento donde alojarnos y para entrar en el VIP de Tomorrowland! Y sin saberlo, Vallformosa nos había hecho el mejor regalo que nos podría haber hecho nunca nadie. Y, ¿porqué? Volvemos al principio, donde os decía que Tomorrowland se ha convertido en un estilo de vida para nosotros.

Vallformosa no sólo nos dio la oportunidad de volver al mejor festival del mundo, sin saberlo,  nos dieron una cosa que es mucho más importante por nosotros. Nos dieron la oportunidad de volver a reunir nuestra Familia (llamados Panda Family). Un grupo de más de 50 personas de todo el mundo que hemos ido formando a lo largo de los años y el cual nos reunimos una vez al año, en Tomorrowland, para vivir 5 días de ensueño, a un lugar donde los problemas desaparecen, donde la felicidad se respira en cada esquina, donde es reúnen casi 200.000 personas que piensan, sienten y viven la misma pasión que nosotros. Es imposible explicar el que se siente cuando estás ahí si nunca has estado.

Pues bien, con la certeza de que éramos las personas ideales y de que Vallformosa fliparía con el que estábamos apunto de hacer. Cogimos el vuelo un miércoles a las 6 de la mañana dirección Bélgica, y allá es donde nos reunimos todos. El día siguiente ya estábamos dirección a Dreamville (camping de Tomorrowland).

Abrieron puertas a las 11h de la mañana y fue cuando nos montamos nuestro “super” camping, con más de 30 tiendas y 3 carpas centrales donde nos reuníamos todos. Una vez aposentados fue cuando empezó el show, el Gaterhing empezaba (es la fiesta de Jueves al camping) y era hora de abanderar Vallformosa en el mejor festival del mundo. Bandera en mano, empezamos a repartir brazaletes de la marca a gente de todas las nacionalidades, enseñándoles una de las cosas que nos identifica de nuestra tierra: el cava.

Superado lo Gathering, ya encarábamos el viernes, ¡el primer día de festival! Nos quitamos a las 9h (es imposible dormir más en el camping), nos preparamos, comimos y ¡hacia el festival! El primero que ves al entrar, es el escenario principal, el Mainstage que saca la cabeza en el horizonte. Y personalmente, es el mejor Mainstage de todos los que he visto. El primer día es muy especial, es ver todo el que había cambiado, reencontrarte con mucha gente, comer mucho (la comida de ahí es BRUTAL, sin excepción, ¡la calidad es excepcional!), ver los nuevos escenarios y bailar hasta que los pies dijeran basta! Volvíamos a estar en casa, con la familia y éramos felices.

A las 5 de la tarde, hicimos una cosa que ya nos identifica año tras año y que los cámaras de Tomorrowland ya esperan. Salimos 30 pandas gigantes a bailar y saltar al escenario Lotus y, posteriormente, al Mainstage. Y obviamente, pasamos  por el Fountain Bar de Vallformosa. Este “show” salió en los diarios, páginas web e incluso en la televisión de Bélgica catalogándolo de “¡Invasión Panda en Tomorrowland!”. Y a medida que iba avanzando el día íbamos tirando una de las cosas que más nos gusta: descubrir los nuevos escenarios y nuevos artistas: Cage, Core, Rave Cave (de los mejores), Lotus, Orangerie, etc.

El viernes por eso, lo que más nos gustó fue la brutal espada del Q-Dance (Hardstyle, uno de mis géneros preferidos de la música electrónica) y Holosphere de Eric Prydz (un show único en 4D donde parece que lo que está pasando en la pantalla sea real) en el Freedom Stage.

El sábado fue muy especial, gracias a Vallformosa vivimos una de las mejores experiencias en Tomorrowland. El B2B, un espacio en el Lounge de Vallformosa con vistas exclusivas al Mainstage donde nos dieron de comer y beber TOTALMENTE GRATUITO. Una auténtica locura. Aparte, ¡también teníamos acceso a una zona con piscina y otro con jacuzzi!

Este día fue el mejor, Da Tweekaz en el Mainstage (Hardstyle, un estilo muy conocido en los países del norte de Europa), W&W (mis DJ’s preferidos), Brennan Heart en el Q-Dance (donde estuvimos bailando, saltando y disfrutando con el representante de Vallformosa, Jeff) y Armen Van Buuren (el rey del trance y la música electrónica sin duda). El día se acababa y las emociones seguían a flor de piel, tocaba encarar el último día de “Book of Wisdow: The return”.

Domingo, último día y las fuerzas ya no eran las mismas que el primer día. Aun así, a la que llegabas al festival y sentías la música, las pilas se te cargaban y volvías a ser un niño con zapatos nuevos!

Este día fui con la camiseta de Vallformosa (y la bandera, que me acompañó los 4 días) y la gente me preguntaba qué era y por qué iba con esa bandera y así vestido, era mi oportunidad para explicar todo el que era Vallformosa y lo que había hecho por nosotros. Este día, como el resto, fue brutal. Los mejores momentos fueron Symphoy of Unity en el Freedom Stage, que era una cosa que sólo se había hecho una vez y fue el 2015 (también estuve) y consistía en más de 60 músicos de la orquesta sinfónica de Bélgica tocando temas de música electrónica con instrumentos de música clásica y compuestos por en Hans Zimmer ( uno de los mejores compositores del mundo). Literalmente, fue una hora de llorar de emoción y de piel de gallina. Una experiencia ÚNICA.

Y el otro punto que destacaría fue la actuación final de 3arelegend en el Mainstage. Una sesión con los hits más representativos de los últimos 15 años (puesto que Tomorrowland celebraba 15 años). Una hora entera sin cesar de saltar y bailar reviviendo los mejores momentos de Tomorrowland. Y con esto se acababa, otra vez, el mejor festival del mundo y volvía a ser hora de volver hacia casa con muchos nuevos momentos inolvidables, con nuevas amistades, nuevas sensaciones y nuevas experiencias. Pero, sobre todo, era hora de volver a casa con una cosa segura, el año que viene volveremos.

Para acabar, querría volver a dar las gracias a todo el mundo que confió en mí, dedicó parte de su tiempo para hacerme feliz y me votó. Mil gracias, ya que sin vosotros, no habría sido posible. Y me gustaría hacer una especial mención de agradecimiento a todo el equipo de Vallformosa que lo ha hecho posible, todo y las dificultades que hemos tenido en ciertos momentos. De todo corazón, gracias, me habéis hecho feliz y esto para mí es el que realmente merece la pena.

Para todos los que leéis esto, nos vemos el año que viene en Tomorrowland, porque si una cosa te hace feliz, ¡disfrútala y lucha para no perderlo nunca!

#BEBUBBLE

 

Joan

0